Tipea lo que deseas buscar y luego pulsa Enter:

Primera infancia: un momento trascendental

Por: EDUCREAR  |  Domingo 20 de Junio de 2021

El nivel inicial resulta como un espacio de oportunidad para construir condiciones de equidad y justicia desde la más temprana edad.



El rol de los jardines de infantes es clave para el desarrollo de los niños y niñas de 45 días hasta los 5 años, siendo la primera infancia un momento trascendental en cuanto a la crianza, la enseñanza y el cuidado de los más pequeños. En la actualidad Argentina se continúa avanzando en una legislación que amplie los derechos de los más pequeños.

“El objetivo y el argumento principal del nivel inicial es garantizar el derecho a la educación. Se pueden reconocer argumentos subsidiarios que fortalecen la agenda de expandir este nivel: la justicia educativa y la agenda de género”, afirma la investigadora asociada del Programa de Educación de CIPPEC Jennifer Guevara.

Argentina cada 28 de mayo celebra el Día de los Jardines de Infantes y el Día de la Maestra Jardinera en memoria y reconocimiento a Rosario Vera Peñaloza, precursora y defensora de la educación de los más pequeños. La educadora fue también la fundadora del primer jardín de infantes del país.

Nacida el 25 de diciembre de 1873 en Atiles, un pueblo de La Rioja, buscó a lo largo de su trayectoria docente la coherencia entre la pedagogía y la práctica del aula bajo una propuesta reformista y novedosa. Al quedar huérfana desde pequeña ingresó a la Escuela Normal de aquella provincia, la cual era dirigida por maestras estadounidenses. Allí logró graduarse de Maestra Normal en 1888.



Su vida estuvo dedicada a perfeccionar sus saberes, por lo que logró obtener los títulos de Profesora Normal (1894) y de Profesora de Kindergarten (1897). A fines del siglo XIX fundó el primero de una larga serie de jardines de infantes, y fue el anexo a la Escuela Normal de La Rioja. Los demás jardines se encuentran en Córdoba, Buenos Aires y Paraná.

La búsqueda por el acceso de todos los niños a la educación inicial era un hecho constante en su discurso, criticaba la visión acotada y restrictiva de ocuparse solo en alfabetizar y reclamaba los medios más adecuados para desarrollar espacios higiénicos y cómodos que brindan a la infancia un crecimiento intelectual, moral y patriótico. 

La “Maestra de la Patria”, como se la apodó, pensaba que el Jardín de Infantes proporcionaba al niño una base segura en habilidad manual, en lenguaje y en comprensión de futuros conocimientos. Señalaba, también, que el nivel inicial les permitía a los niños y niñas volverse más responsables, comprensivos y respetuosos con los demás.



Según Patricia Sarlé, doctora en Educación por la Universidad de Buenos Aires (UBA), los Jardines de Infantes son “un derecho y una oportunidad” para que los más chicos “participen y se enriquezcan con otras realidades” mediante valores e imágenes.

La vida de Rosario Vera Peñaloza, estuvo inscripta en estudiar planes y elaborar programas de educación preescolar, con el objetivo de impulsar la enseñanza popular y las nuevas técnicas y didácticas en los jardines de infantes.

Durante 1931 el Consejo Federal de Educación le encargó conformar el primer Museo Argentino para la Educación (que aún continúa funcionando en Buenos Aires). Además, recorrió el país dictando cursos y transmitiendo sus valores: la actividad creadora, el conocimiento a través del juego y la exploración, la agudización de los sentidos, la expresión oral a través de la narración creativa de los niños y el fomento de la literatura infantil.

En el Día Nacional de los Jardines de Infantes y de la Maestra Jardinera se destaca el esfuerzo, la preparación y la vocación que requiere esta profesión para contribuir al desarrollo pleno de las infancias en ambientes seguros y lúdicos

Si bien la Maestra de la Patria murió el 28 de mayo de 1950, recién en 2014, mediante la Ley N°27.059, se estableció el día que conmemora el esfuerzo, la dedicación y la pasión de la pedagoga argentina por la Educación Inicial.

En la actualidad, el nivel inicial se caracteriza por sostener vínculos y acompañar aprendizajes a la distancia, acompañar a niñas y niños en las distintas propuestas sin olvidar lo importante que es jugar, cantar, bailar, dibujar y pintar todas las veces que deseen.

“La pandemia generó una escena inédita en el planeta, y para el nivel inicial representó un gran desafío porque el vínculo pedagógico se encuentra anclado a una relación muy próxima. Pudimos descubrir que el lazo con las familias se fortaleció”, reflexiona la Directora de Nivel Inicial de la Provincia de Buenos Aires, Patricia Redondo.

La educación inicial efectiviza una política y una pedagogía de justicia para las infancias. Continuemos construyendo y pensando la educación para los más pequeños y a sostener la pasión por la enseñanza como el motor del porvenir.

Otras notas de esta sección

Formulario de contacto:

(*) Campos requeridos

Iniciar sesión:



Crear cuenta

Crear cuenta:

(*) Campos requeridos

Ir arriba