Tipea lo que deseas buscar y luego pulsa Enter:

El uso de las pantallas en los estudiantes

Por: Mauro Rey  |  Lunes 19 de Julio de 2021

Una investigación reveló que la utilización de dispositivos electrónicos aumentó un 500%. Casi el 50% de los menores pasan más de 6 horas frente a dispositivos móviles.



La llegada de la pandemia de COVID-19 produjo que las escuelas tuvieran que abandonar las aulas físicas y pasar a la virtualidad. Esto trajo como consecuencia que niños y adolescentes pasaran más tiempo frente a dispositivos tecnológicos. Debido a esto, se hace necesario concientizar sobre una situación que puede resultar perjudicial al momento de estudiar.

Parents Together, una organización dirigida por padres que cuenta con más de 2 millones de miembros, realizó una encuesta que muestra la preocupación el aumento del tiempo que sus hijos pasaban frente a las pantallas. Un 48% de los hijos de los encuestados pasan más de seis horas al día en línea. Esto representa un aumento del 500% respecto a lo que sucedía previo a la pandemia.

“Es sabido el daño que produce el exceso de contacto con la tecnología. Pensar en un modelo de alternancia en el uso de dispositivos electrónicos resulta crucial para disminuir el impacto negativo de las pantallas”, asegura el psicólogo Tomás Nores (MP 7881)

Lo que se desprende de esta investigación es que el 85% de las familias se encuentran preocupadas por el uso que hacen sus hijos de aplicaciones, juegos y redes sociales. La mayoría se trata de plataformas no educativas: YouTube (78,12%), Netflix (49,64%) y TikTok (33,41%).

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS) los menores de 18 meses no deben tener tiempo frente a las pantallas, con la excepción de video chat. Un límite de una hora para aquellos niños de entre dos a cinco años con la supervisión de un adulto, y para los mayores de seis años, un uso limitado que respete las horas de sueño y actividad física.

La utilización libre de pantallas resulta impensada aún con la enorme brecha tecnológica que existe en Argentina respecto a conexión de internet y adquisición de dispositivos. Lo que sí resulta necesario es que seamos cada día más conscientes de los peligros que implica.

La investigación en más de 3000 hogares muestra que más de la mitad de los padres está preocupado porque sus hijos se vuelvan adictos a la actividad en línea como resultado de la pandemia de coronavirus.

El año pasado, el Instituto Gino Germani de la Universidad de Buenos Aires (UBA) realizo una encuesta durante abril para relevar el uso de la tecnología durante el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) en la Ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires. De los padres encuestados, un 62% asegura que le permitió utilizar dispositivos tecnológicos en mayor medida, y un 55% pasan más de dos horas por día frente a la televisión. 

Existen varios estudios que indican que la televisión tiene un papel fundamental en la disminución del tiempo de juego entre padres e hijos, permite la distracción y perturba la calidad de horas de descanso. Mientras tanto, los contenidos mayormente consumidos por los niños argentinos son Netflix (72%) y YouTube (52%) y el celular o dispositivo similar lo utilizan más de cuatro horas por días.

Según la encuesta de Parents Together, un 85% de las familias asegura que deben incluirse protecciones más eficientes para los niños y niñas mientras navegan para la red.

Para Diego Tachella, Licenciado en Psicología (MP 3257), el uso inapropiado de tecnología por parte de los niños y niñas “disminuye el contacto interpersonal directo” y nuestra subjetividad del mundo “se ve directamente influenciada” por el uso que se hace de los dispositivos digitales.

UNICEF desarrolló pautas a implementar en relación a los niños y las pantallas, a las cuales adhirió la Sociedad Argentina de Pediatría. Las mismas buscan que todos puedan adaptarse al entorno digital de estos tiempos. Se recomienda establecer un ambiente de confianza en el hogar, donde exista un entendimiento de las necesidades infantiles y acompañarlos según su nivel de madurez, para que accedan a contenidos seguros y aptos para su edad.

Se insta a evitar una actitud inflexible frente al uso de pantallas: en su lugar, los padres pueden trasmitirles que no es saludable conectarse a todas horas, y que cambiar de actividad permite, por ejemplo, descansar la vista y la postura. Así también dar prioridad a las tareas diarias básicas, como el respeto por los horarios para dormir y comer, y para realizar las obligaciones domésticas.

“Algunas preguntas que debemos hacernos son: ¿Cuáles son aquellos sitios que mis hijxs visitan? ¿Qué vínculos o amistades establecen? ¿Cuánto tiempo de juego y ocio voy a acordar diariamente? Establecer pautas conjuntas acorde a cada edad nos aleja del control excesivo y posibilita un cuidado necesario. El objetivo es cuidar sin invadir, explicar y mantener conversaciones sobre el tema para generar confianza, que tus hijxs sepan que pueden recurrir a vos como adult0 en caso que lo necesiten es el mayor logro”, afirma Nores.

Aunque se muestran las problemáticas que existen en torno al uso excesivo de la tecnología, cabe destacar que en un mundo que avanza en la incorporación de dispositivos electrónicos en todos los ámbitos, tanto sociales como educativos, resulta vital reconocer y aprovechar aquellos beneficios que nos trae.

“Debemos usar la tecnología por un tiempo limita, buscando sacar el mayor jugo posible a esa experiencia, que sea una instancia proactiva”, señala Leandro Swietarski, CEO y fundador de TecnoKids, academia de programación y robótica para chicos de entre 4 y 16 años.

Las tecnologías nos permiten explorar lo lúdico, la toma de decisiones y la fantasía mediante diferentes juegos, la creatividad que exige la Gamificación. Podemos comprender que la práctica que realizan los niños y niñas hoy en día de las herramientas virtuales serán valoradas en su futuro profesional.

“Su uso debe aplicarse en los métodos de aprendizajes mientras sea guiada y supervisada por un adulto capacitado”, afirma Vivian, docente de Historia en la Escuela de Educación Secundaria N°4 “Lola Mora” de Don Oriones, Buenos Aires.

Un ambiente libre de pantallas es algo casi impensable hoy, y aun contemplando la enorme brecha tecnológica que existe en nuestro país respecto del acceso a las conexiones a internet y a los dispositivos. Por eso es necesario que seamos cada día más conscientes de los peligros que implica nuestra relación con las pantallas y los usos que les demos. 

Otras notas de esta sección

Formulario de contacto:

(*) Campos requeridos

Iniciar sesión:



Crear cuenta

Crear cuenta:

(*) Campos requeridos

Ir arriba