Tipea lo que deseas buscar y luego pulsa Enter:

Reciclar la Escuela

Por: Mauro Rey  |  Viernes 22 de Octubre de 2021

Con el objetivo de orientar y educar a comunidades, instituciones y empresas desde una formación básica hasta avanzada sobre los problemas de la basura.



Bajo un modelo productivo, se creó en Venezuela la primera Escuela de Reciclaje, un proyecto de la empresa Andes Plast Recicla. Ubicada en el sector Las Lomas San Cristobal (Táchira), apunta a crear un concepto global de reciclaje mediante herramientas de creatividad, innovación y tecnologías.

El proyecto comenzó en mayo de 2019, pero fue recién en febrero del año pasado cuando pudieron terminar de acondicionar el espacio dónde funciona la Escuela. Actualmente trabajan más de 40 personas. Debido a la pandemia debieron adecuarse para que su trabajo no se viera entorpecido. Reconfiguraron todos los procesos y se apoyaron en la tecnología para llegar a las personas. 

“Es importante vincular el conocimiento y la investigación, que va de la mano con la educación. Esa transferencia de conocimiento para las demás personas permite crear una sociedad más culta: adquirir conocimiento para la creación de un nuevo modelo”, detalla Ronny Chacón, Director General de la Escuela de Reciclaje.

La Escuela de Reciclaje está integrada por un equipo de 12 ingenieros ambientales y 12 ingenieros industriales. Cuentan con asesoría y contactos a nivel mundial, y un espacio adecuado para la enseñanza, pintado con colores que identifican cada uno de los procesos de la economía circular a la que lleva la separación.



Ubicado en el municipio de mayor población de Táchira (363.765 habitantes según censo del año 2017 del Instituto Nacional de Estadística), San Cristobal es uno de los mayores productores de basura, lo que representa un gran gasto.

Diariamente se recolectan, según información de la oficina de Servicios Públicos, 240 toneladas de basura en la capital tachirense, de las 550 a 650 toneladas que se producen en el estado Táchira al día, de acuerdo a las estadísticas de la primera Escuela de Reciclaje de Venezuela.

Entre los años 2012 y 2013 el estado andino generaba entre 1.000 y 1.100 toneladas diarias, y para el año 2018 los estudios ambientales indicaban que San Cristóbal estaba por el orden de las 200 toneladas diarias. 

Por ello es que plantean cambiar la lógica de economía lineal dónde compramos, usamos y tiramos, tendiendo a reutilizar y generar un menor impacto en el medio ambiente. Para eso la Escuela de Reciclaje va dirigida a todos los niveles educativos, desde preescolar hasta estudios de postgrados. También entablaron mesas de trabajo con la Universidad Nacional Experimental de Táchira (UNET) a través del Decanato de Investigación y Extensión con la finalidad de incluir a futuro una oferta académica relacionada con el área, avalada por instituciones de la región.

“El conocimiento es vital porque es la solución al desconocimiento. Muchas personas tienen la voluntad, pero desconocen los métodos”, afirma Chacón.

La iniciativa pionera en Venezuela y América Latina pretende introducir un concepto disruptivo en el proceso de enseñanza y aprendizaje para la formación, capacitación crecimiento, desarrollo personal y profesional de las personas, empresas, organismos e instituciones.



El principal impacto en cuanto a la producción de desechos sólidos es generado por el sector residencial (80%), mientras que las industrias, comercios y servicios generan el porcentaje restante. Para reducir el impacto ambiental pretenden incluir tres acciones importantes: REDUCIR lo innecesario y, en lo posible, comprar productos reciclables, REUTILIZAR los envases y RECICLAR aquello que puede ser aprovechado en otros procesos.

¿Qué es la economía circular? Es un concepto dónde se interrelaciona con la sostenibilidad, cuyo objetivo es valorar los productos, los materiales y los recursos para mantenerlos en la economía durante el mayor tiempo posible para reducir al mínimo la generación de desechos. Se busca redefinir qué es el crecimiento, con énfasis en los beneficios sociales ambientales económicos, cambiando la manera de producir y consumir. Los tres ejes principales son: eliminar desechos y contaminación desde el diseño, mantener productos y materiales de uso y generar sistemas naturales, reduciendo progresivamente la extracción de recursos naturales.

“Nuestro objetivo es incidir socioeducativamente en la sociedad mediante un modelo que desarrolle una cultura ambiental y científica basada en un paradigma ecológico y constructivista para una enseñanza significativa”, sostiene Ronny Chacón, Director General de la Escuela de Reciclaje.

Para llegar a crear la Escuela de Reciclaje generaron un análisis del comportamiento de las personas con los desechos sólidos, si podían o no separar residuos desde casa según sus categorías y características. En la planta de reciclaje se garantiza todo el proceso productivo de los plásticos para que botellas y bolsas se recolecten, procesen, generen materia prima y se cumpla todo el ciclo. 

La principal necesidad que observaron en la sociedad fue la falta de conocimientos y formación de los ciudadanos para reciclar efectivamente.



En la escuela se habla y enseña todo el proceso al que los desechos son sometidos. Desde la separación de residuos hasta la recolección selectiva con rutas especializadas gracias a una red de contenedores ubicados en puntos verdes.

“Queremos una sociedad con conocimiento ambiental. Hacer ver que es sencillo y fácil que las personas sean partícipes y protagonistas en la temática. La educación permite contextualizar la enseñanza y la conciencia del medio en el que viven las personas”, sugiere Ronny Chacón, Director General de la Escuela de Reciclaje.

La escuela está conformada por un equipo especializado dividido en cuatro direcciones: ambiental, social, logística y comunicacional. La integran cuatro profesionales egresados de la UNET (dos ingenieros industriales y dos ambientales).

La Escuela de Reciclaje cuenta con un contenedor ubicado al frente de la institución para que las personas se acerquen a dejar sus plásticos. A futuro planean que la Escuela de Reciclaje cuente con la red de contenedores en todo el estado Táchira. También esperan –de aquí a cinco años– iniciar redes en otras entidades.

“Nos interesa ser un canal de difusión sobre la separación de desechos sólidos y la disminución de la huella ambiental para incidir socioeducativamente a nivel nacional”, concluye el Ingeniero Ronny Chacón, Director General de la Escuela de Reciclaje.
 

Otras notas de esta sección

Formulario de contacto:

(*) Campos requeridos

Iniciar sesión:



Crear cuenta

Crear cuenta:

(*) Campos requeridos

Ir arriba